Blog

De la reflexión a la acción: 17 consejos para construir tu marca personal

Al leer mi post anterior “No esperemos a estar en paro para construir nuestra marca personalalgunos sintieron un pequeño cosquilleo acompañado de la sensación de tener algo pendiente con su “Yo, S.A”, principalmente aquellos que nunca se habían visto a sí mismos como una marca; aquellos que trabajan por cuenta ajena y ven su marca “diluida” en la de su empresa. Hay quienes necesitan construir su marca personal “de prisa y corriendo” porque se han quedado en paro o presienten que pronto lo estarán.

Os entiendo porque yo me he sentido así y agradezco mucho a alguien que me tocó el hombro hace años y me dijo “tranquila, esta no es una carrera de velocidad sino de fondo”.

En el artículo anterior comentaba que antes de pasar a la acción, necesitamos un tiempo de reflexión. ¿Qué quiero ser? ¿Hacia dónde voy? ¿Qué tengo que hacer para llegar allí? ¿Hay alguien que debería conocer que pueda ayudarme en mis objetivos? Son algunas preguntas que me hice cuando empecé ese proceso. La respuesta a la pregunta ¿qué quiero ser? ó ¿qué me gustaría hacer? me hizo darme cuenta del gran cansancio que sentía de mi antigua vida profesional. Pedía a gritos algo nuevo, un proyecto que me ilusionara, me hiciera feliz y me planteara nuevos retos. ¿Es tu caso? Busca en lo que realmente eres bueno, lo que disfrutas haciendo y mira cómo lo puedes encajar profesionalmente. Seguro que destacarás y trabajar ya no será más una pesada obligación.

Ya sé que esto suena a “coaching”, pero es que sin esa ilusión y sin esos objetivos vitales, corres el riesgo de percibir la construcción de tu marca personal como un trabajo extra y empezarás a cansarte, no lo disfrutarás y terminarás abandonando. Al fin y al cabo, la marca personal es un medio para llegar a un fin mayor y no el fin en sí mismo. Esto no hay que perderlo de vista.

Una vez que tienes establecidos tus objetivos, has hecho tu análisis DAFO profesional, sabes qué servicios ofrecer o quieres ofrecer en el futuro y qué mensajes o valores quieres transmitir en tu marca, entonces sí que es el momento de empezar a actuar.

Aquí te dejo algunos consejos prácticos que vienen de mi ensayo y error, y que vinculan el mundo online con el off-line.

La marca personal no se construye sólo online, practica el networking

No podemos construir nuestro personal branding detrás de un ordenador (computadora para los que me leen desde Latam), pero tampoco podemos subestimar el poder de Internet para hacer nuevos contactos y amplificar nuestra red. Hay que combinar sutilmente ambas dimensiones y que estén inter-conectadas: llevar nuestros contactos en el mundo real al mundo online para poder darle seguimiento a su evolución profesional, pero también intentar “desvirtualizar” (sacar del mundo online) a la gente con la que más interactuemos en la red. Para esto, tenemos que asistir a eventos del sector y sobre todo, eventos donde podamos relacionarnos con potenciales clientes, empleadores o personas con las que nos interese tener contacto.

No colecciones contactos como quien colecciona sellos

No se trata de cuántas personas nos siguen en Twitter o cuántos contactos tengamos en Linked-In, sino de cuán útiles son estos contactos y a quién conocen estas personas que nos puedan catapultar a nuestros objetivos profesionales. Esto no es un tema de la extensión de tu agenda, sino de si sabes o no relacionarte bien. Las relaciones hay que cultivarlas. ¿Cómo? No sólo generando información útil, sino también “conversaciones”, compartiendo la información de otros y haciendo favores cuando nos lo pidan, tanto en la red como fuera de ella. Si quieres que te recomienden, recomienda tu primero, si quieres que compartan tus contenidos, comparte tu primero. Así se generan relaciones de confianza, que es lo que al fin y al cabo hace que la gente nos recuerde. Lo mejor es organizar nuestros contactos en categorías o listas de intereses, para poder interactuar mejor con la gente y hablar de lo que verdaderamente les interesa. Ya sé que hay que dedicarle tiempo, ¿te creías que esto era coser y cantar?

Define aquellas acciones que puedan apoyar tu marca

Una marca personal no se construye únicamente asistiendo a eventos ni conociendo mucha gente. Hay que producir contenido de valor, no sólo en Internet, sino también fuera de la red. ¿Qué es contenido de valor? De valor ¿para quién? Para los demás, pero también para ti. Contenido que interese y sea útil a los demás, pero que también esté alineado con tus objetivos profesionales, que demuestre que sabes de lo que hablas. El pilar de esa estrategia personal debería ser el blog (todo el mundo lo dice, ¿será porque es verdad?), pero si no tienes tiempo, al menos ten una web con tu portafolio de trabajos, tu trayectoria, que incluya lo que has hecho y actualízala con cierta regularidad. También vale la pena ofrecer—en un principio de forma gratuita– alguna charla, ponencia o conversatorio sobre tu proyecto o algún tema que tenga una relación con tu actividad; asistir a grupos de networking o eventos donde puedas encontrar gente afín a tus objetivos.

No mientas ni aparentes lo que no eres

Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. ¡Cuánta verdad! Todo lo que digas tanto en el off-line como en Internet (y más allí porque queda grabado) debe ser verdad. No te inventes títulos, ni tunees el curriculum de forma descarada. Siempre habrá alguien que puede decir que estás mintiendo y el remedio puede ser peor que la enfermedad. Sinceridad ante todo, todo demostrable y contrastable, lo cual me lleva al siguiente punto.

No te auto proclames “experto”

Gurulandia es un país muy poblado últimamente. Lo de experto y especialista se lleva cada vez menos, especialmente en el mundo de Internet y es endiabladamente feo cuando no lo dice nadie más que tú. ¿No es mejor que lo digan otros?  Pero tampoco hay que irse al otro extremo y pecar de humildad.  Se trata de marketing y de relaciones, no lo olvides.

Imagina, piensa y diseña tu marca gráficamente

Más allá de la estrategia y de las acciones que llevarás a cabo online y offline, tu YO, S.A, debería tener una representación gráfica, algo que puedas poner en un blog, en tus tarjetas de visita (si eres autónomo). Crea un logo, establece unas tipografías definidas y asocia tu marca a determinados colores, porque eso hará que la gente te relacione y recuerde más fácilmente. También debes decidir si tu personal branding va a estar vinculado a tu nombre (como es mi caso) o a una palabra clave relacionada a tu sector, o bien si quieres tener un pseudónimo (bueno para escritores y artistas). ¿Qué es mejor? Depende de tus objetivos y de tu situación profesional. Recomiendo hacer una búsqueda de palabras clave con Google Adwords  para saber qué palabras de tus sector tienen más búsquedas en Internet y menor competencia (gente que utiliza estas palabras).

Tarjetas de visita que dejen huella

Parece un tema obvio, pero tal vez por ser tan obvio no nos preocupamos de este detalle (confieso que las mías dan pena, así que uno de mis “MUST” para el próximo año es este). ¿A quién no le ha pasado que después de un evento no logra relacionar las caras con las tarjetas? Cada vez más gente—muy lista por cierto—está incorporando su foto profesional a sus tarjetas, y así es mucho más fácil que se quede en nuestra memoria y relacionarla con su proyecto o empresa. Este punto está más pensado para quienes trabajan por cuenta propia, porque si trabajas para una empresa tendrás que mantenerte bajo el logo corporativo. En ese caso, intenta dejar huella cuando te presentes ante terceros: una frase, una sonrisa, un comentario inteligente.

Habla de tu proyecto con ilusión en tu entorno más cercano

El entramado de relaciones que comentaba antes comienza a construirse desde nuestro entorno familiar, círculo de amigos y los amigos de nuestros amigos. Una persona que habla con entusiasmo genuino de lo que hace, de lo que quiere hacer o de lo que aspira a conseguir (un proyecto de negocio, un nuevo contrato, una acción solidaria) genera una energía positiva que contagia y hace que los demás quieran apoyar. No guardes tus proyectos en un cajón, exhíbelos y da a tus amigos la oportunidad de “correr la voz”. Haz que se pregunten si te pueden conectar con alguien que te pueda ayudar. ¡El boca a boca funciona, de verdad funciona!

¿Y el mundo online?

marca personal, personal branding, Internet, community management, socialmedia, blogsLa construcción de nuestra marca personal debe complementar el esfuerzo en el mundo real con el mundo virtual. Internet y las redes sociales permiten amplificar nuestra marca y dejar huella para que cualquiera pueda encontrarnos y ver nuestro track record. Estos son algunos consejos para que esa huella online se ajuste a nuestros objetivos:

Ten una casa digital donde tus invitados puedan llegar … 

… Y quieran quedarse.  Y aquí tengo que citar nuevamente a Alfonso Alcántara (@Yoriento)

“Sin blog somos sin techo digitales… todo el día tirados en las redes sociales”.

Nuestra marca personal debería tener un cuartel central y ese es el blog, porque permite agrupar nuestros contenidos en un solo sitio y darnos a conocer con información de calidad. Además, el contenido que vayamos generando también ayuda a posicionarnos en buscadores.

No tendría que decirlo, pero es muy feo plagiar

No utilices contenido de terceros en tu blog sin su autorización o sin citar a la fuente original. Ya está, ya lo he dicho.

Incluye en tu web tu portafolio

Si no tienes muestras de tu trabajo, al menos cuenta un poco sobre ti, tus logros profesionales y lo que buscas profesionalmente.

Si no puedes tener un blog propio…

Colabora con en el blog de tu empresa, o en blogs colaborativos y de ser posible, escribe en medios especializados. Asegúrate de que aparezca tu firma en esas colaboraciones.

Reserva el dominio de tu nombre

No vaya a ser que algún gracioso se ponga a escribir tonterías a tu salud. Este consejo no sólo vale para la URL de tu nombre, sino también para las redes sociales.

Unifica tu identidad online 

Utiliza el mismo nombre en todas tus redes sociales. Si tu nombre es común y ya está ocupado (como suele suceder), prueba con el segundo apellido, pero debes tener un “Nick” que sea fácil de recordar y que sea el mismo en todas las redes. Evita números, caracteres especiales o seudónimos poco profesionales. Tanta originalidad puede ser contraproducente en ciertos ámbitos. Ahh, otra cosa: queda fatal poner el año de nacimiento en nuestros nicks (original64, caballoblanco71).

Sé coherente

Si te quieres posicionar como un profesional, debes proyectar una imagen de profesionalidad en tus redes sociales, aunque sean las de uso personal. Evita fotos comprometedoras, ten mucho cuidado en qué contextos te etiquetan. Tarda un segundo destruir una reputación que cuesta años en construir. Cierra tu muro en Facebook para que tus amigos no puedan publicar lo que quieran. Toma el control de tus perfiles personales y profesionales.  Tampoco te vayas al otro extremo: no eres un robot, eres una persona.  No pasa nada con compartir alguna foto familiar o con amigos, o algún pensamiento o reflexión más allá de lo meramente profesional.

Usa una foto profesional en tus perfiles sociales

Nada de fotos recortadas de cuando te has ido de fiesta, quita las fotos en bikini de tu Facebook y no te hagas fotos con quien no quieres que te relacionen.

Un poco de educación: si te hablan contesta

Si haces bien las cosas, la gente comenzará a interesarse en lo que tienes que decir, tanto en tus redes sociales, como en tu blog. Te hablarán, preguntarán y pedirán ayuda. No seas egoísta, comparte lo que sabes. No seas maleducado, contesta cuando te hablan. No dejes pasar demasiado tiempo sin responder a los comentarios que te dejan en el blog, en tu Linked-In y en otras redes sociales.

Si habéis llegado hasta aquí sin agobiaros, os merecéis una palmadita en la espalda. Definitivamente construir una marca personal fuerte no es un trabajo de un día para otro: requiere constancia y para qué os voy a mentir, ¡hay que echarle horas! Pero en ese proceso se aprende mucho, se conoce mucha gente valiosa y poco a poco tu Yo S.A. va ganando valor. Pero cuidado, hay muchos otros que también están haciendo lo mismo: no los veas como competidores, aprende de ellos.  Una última cosa, ¿por qué 17 consejos? Sé que podrían ser muchos más. ¿Me ayudas a llegar a 20?  Me gustaría recibir vuestros comentarios.

Written by

Comunicar, conversar, interactuar y dejar huella. Tengo 15 años trabajando en comunicación en sus diferentes facetas: el periodismo, comunicación corporativa y más recientemente, los medios sociales. Me defino como una idealista empedernida en constante evolución.

6 Responses to “De la reflexión a la acción: 17 consejos para construir tu marca personal”

By Alexander Ospina Rubio - 17 diciembre 2013 Responder

Excelente los dos escritos, gracias.

By Diana Campos Candanedo - 17 diciembre 2013 Responder

Fácil es escribirlo, difícil ponerlo en práctica. Gracias por visitar mi casa, Alexander.

[…] saber cómo pasar de la reflexión a la acción, te invito a que leas el siguiente post donde doy 17 consejos prácticos para construir tu marca personal, desde mi propio ensayo y […]

By Jairo Lopez - 18 diciembre 2013 Responder

Diana,
Excelente artículo, nos hace reaccionar ante la realidad, día a día es necesario saber vender y más aún tu propia imagen.

By Diana Campos Candanedo - 21 diciembre 2013 Responder

Muchas gracias Jairo. ¿Es tu primera vez en mi blog? ¿De dónde me visitas? En cualquier caso, Bienvenido.

By Mª Dolores Díaz - 23 enero 2014 Responder

c/ Sant Llorenç n º 30
Muchas gracias por estos consejos. Ahora solo hay que ponerse manos a la obra que es lo más difícil, pero necesario.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies