Blog

Emprendedores, marca personal y networking

Ayer recibí un mail de  Linkedin, en el que me anunciaba que su app Linkedin Connected  ya estaba disponible en Android.  Casualidad o no, en estos días he tenido interesantes conversaciones con emprendedores que están en las fases iniciales de sus proyectos y que tienen dudas sobre cómo encajar su marca personal con la de su negocio. Se preguntan cómo hacer “networking del bueno”, ese que puede marcar la diferencia en una época en que la crisis saca a la gente de su zona de confort y la obliga a reinventarse.

Este tipo de encuentros me encantan porque me permiten salir de mis gráficas, mis planes de contenidos y mis métricas para  “respirar el aire de la calle”, conocer las dudas e inquietudes de los que tienen que desarrollar una idea, hacer un plan de negocio, pensar en estrategia digital y emprender mientras aprenden.  Así se puede comprender la mentalidad del cliente y tener una visión más 360º.

El emprendedor y su marca personal

Una de estas conversaciones fue con una nueva emprendedora, que después de un montón de años trabajando para una multinacional, abandonó su zona de confort y empezó un nuevo proyecto de cero. Como le sucede a muchos trabajadores por cuenta ajena, mientras tenía la seguridad del sueldo a fin de mes, no había trabajado su marca profesional y apenas tenía actividad en medios sociales.  Tampoco tenía muy claro cómo aprovechar su “know-how” profesional y sus contactos para dar valor a su nuevo proyecto.

Y en la conversación surge la pregunta ¿tengo que trabajar mi marca profesional/personal en paralelo a la marca de mi empresa? Mi respuesta fue un rotundo sí.  A la gente no le gusta hablar con logos, prefiere que le hable la persona detrás del logo, quiere conocer quién es, cuál es su historia, por qué debería confiar en ella para comprar su producto o contratar su servicio.

Esto aplica especialmente a las profesiones liberales (abogados, arquitectos, psicólogos, diseñadores, etc.), pero no deja de ser válido también para negocios tradicionales y de la nueva economía.

No olvidemos que:

Las marcas son meras invitadas, a veces “invitadas indeseables, porque lo corporativo siempre tendrá ese “tufo” a publicidad.  Por eso, el que está detrás de la marca, siempre debe dar la cara y preferiblemente, la mejor cara que tenga.  Y esa  mejor cara, es nuestra marca personal, nuestras relaciones en el on y en el off-line y por supuesto, nuestro “don de gentes”.

Así que un primer paso para dar a conocer nuestro proyecto es contar con ilusión y positivismo a todos nuestros conocidos dentro y fuera de la red eso en lo que estamos poniendo todas nuestras energías.  Lo haremos a través de nuestros perfiles personales, que van a ser el vehículo para generar relaciones que luego podremos capitalizar en los perfiles de la empresa.

Pero OJO, no se trata de “replicar” en nuestros perfiles personales el mismo mensaje que publicamos en las redes de la empresa, ¡craso error! Se trata de personalizar la comunicación y mostrar el humano detrás de la marca para que se pueda crear un ecosistema social del perfil personal hacia el perfil corporativo y viceversa. 

A partir de esa comunicación más humana, vamos a dar valor a  nuestras relaciones, crear nuevas y multiplicar las posibilidades de darnos a conocer con un mensaje coherente y atrayente.  Y en este punto es donde entra en escena el networking.

¿Qué es y que no es networking?

En la era de Internet es fácil confundir networking con social-working que supone un “socializar superficialmente” sin generar relaciones que ayuden a llegar a un objetivo concreto, e incluso equivocar el objetivo y por consiguiente, la estrategia. En definitiva, perder el norte, que equivale a perder el tiempo.

Tal y como sucede con algunas marcas comerciales que buscan un fast food social media,  basado sólo en seguidores, likes y RTs, algunos profesionales y emprendedores creen que el networking consiste en tener muchos contactos, recomendaciones, validaciones y un perfil bien cumplimentado con una foto profesional.

Todo eso está bien y es necesario, pero networking de verdad es el que genera relaciones de confianza que con el tiempo nos pueden ayudar en determinados pasos hacia nuestro objetivo. Esto requiere un tiempo de investigación, segmentación y planificación, que claramente no se puede hacer con 1.000 contactos de Linkedin.

¿Qué quiero decir con esto?

 

Hay que sacar esas relaciones de Internet hacia el mundo real y en muchos casos, hacer el proceso inverso: virtualizar y dar seguimiento a las relaciones que ya tenemos en el mundo real y aprovecharlas a nuestro favor.

Por eso, coleccionar contactos en Linkedin sólo para aparecer en las búsquedas o enviar todo tipo de mensajes sin segmentar, etiquetar a los contactos a diestro y siniestro o pedir recomendaciones sin siquiera conocer a quien se las pides no es networking, es spam. Es recurrente, cansino y molesta. Y los que lo hacen están muy muy lejos de generar relaciones de confianza.  Todo lo contrario, generan rechazo.

Generosidad y reciprocidad

Generalmente se tiene una visión egoísta del networking  en el que sólo pensamos en qué podemos obtener nosotros. Aunque todo networking busca un objetivo propio, también es útil pensar qué podemos ofrecer nosotros para ir generando esas relaciones de confianza.

Esto es más difícil cuando se trata de completos desconocidos, por lo que no debemos olvidar que un buen networking comienza entre nuestro círculo más cercano, aquellas personas que o bien conocemos en el mundo real o aquellas con las que interactuamos con más frecuencia en las redes sociales en comunidades de intereses comunes.  ¿A quién conocemos que pueda interesarle nuestro proyecto? ¿A quién conocen las personas de mi entorno que pueda interesarles lo que ofrezco?

A la gente le gusta conectar con gente “bien conectada”, es decir personas que tengan  relaciones de calidad y quienes además de conocimientos y debate, puedan darles la posibilidad de llegar a contactos que ellos no tienen.

Por eso tenemos que pensar en la regla de la reciprocidad que no es más que “tú me ayudas, yo te ayudo”.  Y en la mayoría de los casos, tendremos que ser nosotros los que ayudemos primero poniendo en contacto a personas entre sí, haciendo recomendaciones sinceras a excompañeros de trabajo o exproveedores, respondiendo dudas si alguien las tiene. En definitiva, apoyando para que otros tengan éxito, lo cual no significa recomendar a desconocidos, ni mentir sobre las capacidades de una persona.

Consejos para ‘saber estar’ en Linkedin

  • Mostrar nuestro lado más profesional: Foto apropiada, CV completo, recomendaciones, pero además comportarnos de acuerdo al sitio donde estamos. Esto se podría resumir en “cero spam”, nada de pedir recomendaciones en bloque, no intentar ligar y un muy largo etcétera).
  • Personalizar la comunicación: Nunca enviar una invitación a conectar con el mensaje estándar. Si conoces a la persona en el off-line, recordarle dónde habéis coincidido y los intereses comunes que tienen.  Y si no os conocéis personalmente, hay que explicar muy claramente por qué conectar contigo podría ser útil o interesante para ella y no incidir en lo que ganarías o buscas tú (léase trabajo o cliente).  Por ningún motivo debes hacerle sentir como un “cromo” más en tu colección de contactos.
  • Segmentar los contactos por niveles e intereses. Cuando uno llega a determinado número de contactos en Linkedin, se nos puede convertir en un caos total, lo que hace imposible que podamos generar interacciones o    Por eso es importante segmentar nuestros contactos por variables como: nivel de prioridad, sector e intereses, grupos o contactos que conoces en el mundo off-line para que podamos interactuar con ellos de una manera más ordenada, priorizando los que son de mayor interés.
  • Privacidad y discreción: Nunca revelar los mail o identidades de otros contactos cuando haces envíos a varios destinatarios a través de mensajes de Inmail. Para esto, tienes que desmarcar la opción que permite que los destinarios de una comunicación puedan ver los nombres del resto de los receptores.Linkedin, networking
  • Evitar el síndrome del vendedor agresivo. Aunque esto podría entrar en la categoría de “spam” merece mención aparte, por lo común que es que ciertos contactos, que ya me he encargado de borrar a través de mi lista de “non gratos”, se dediquen a enviarte mensajes sobre ventas de propiedades, productos y servicios y que al mirar sus actualizaciones más parezca un tablón de anuncios. Si eres comercial o estás en el área de bienes y raíces, olvídate de que vas a cerrar una venta en Linkedin. Y esto me lleva a mi última recomendación para los incautos o principiantes en Linkedin.
  • Ser selectivo al aceptar contactos: El peor error que cometí al empezar en Linkedin fue aceptar a cualquiera. Nunca me terminaré de arrepentir. Me sigue tomando mucho tiempo “deshacerme” de esos contactos que no sólo no me aportan nada, sino que me rellenan de spam. Por lo cual, ahora sólo acepto a personas que o bien conozca personalmente,  se muevan en mi sector o que a priori tengan potencial para generar sinergias.  Ya sé que es difícil hacer esto a primera vista.  Por eso es mejor echar un vistazo rápido al perfil antes de aceptar, aunque es verdad que no siempre se acierta.

Linkedin Connected

Linkedin, conexiones, networking, redes sociales

Foto: Trecebits.com

Tal vez porque hasta hace poco, estaba disponible únicamente para IOS, había pasado por alto completamente a Linkedin Connected, una app que te permite estar al día de los momentos profesionales “clave”de tus contactos (cambios de trabajo, aniversarios, nuevos proyectos, promociones),cuando la gente agradece que se le dé un espaldarazo y en los que hacerlo te hace quedar muy bien y ganar visibilidad.

Le veo la virtud de separar el “grano de la paja” para aquellas acciones de networking que pueden ser útiles para nuestros objetivos. Como sabéis, tras la popularización de “Pulse”, la herramienta de blogging de Linkedin, nos llegan un montón de notificaciones  que yo personalmente no tengo tiempo de ver, con lo cual me pierdo de aquellas notificaciones de “calidad” en las que me informan dónde están mis contactos y en qué proyectos trabajan.

Esos datos son sumamente útiles para generar visibilidad y proactividad, que eventualmente se pueden traducir oportunidades, que es lo que realmente buscamos con el networking.  Así que con Linkedin Connected puedo “cotillar” un poco en momentos muertos como cuando estás en la cola del banco, esperando en la consulta del médico o en el metro y enviar un mensaje personalizado rápida y fácilmente.

Como bien dice el blog de Linkedin  “lo ideal sería tomarte un café con cada uno de los miembros de tu red”, pero como eso es humanamente imposible, necesitas llegar a ellos en momentos puntuales, cuando hay una “excusa” para refrescar el contacto.

Quiero terminar con la idea central y motivo de este post. Tanto si hablamos de networking como de estrategia social media, la calidad debe primar sobre la cantidad.  Debemos trabajar los contactos de calidad, aquellos con los que interactuamos y tienen potencial de  llevarnos hacia relaciones fructíferas, que por otra parte, no se construyen de un día para otro. Y como todo, habremos de dedicarle tiempo, paciencia y constancia.

¿Crees que el ‘buen networking’ puede significar un antes y un después en tu carrera, proyecto o negocio? Si crees que más de uno debería leer este artículo,  sé un buen networker, no te lo quedes todo para ti. Compártelo.  😆

Foto destacada: Imagenfree.com

Written by

Llevo la comunicación en mi ADN y he dedicado los últimos 15 años de mi vida profesional a varias de sus facetas. Desde los medios de comunicación, pasando por gabinetes de prensa y agencias. Hoy, que la comunicación tradicional se transforma en conversación e interacción ayudo a Pymes, organizaciones y empresas a adaptarse al entorno 2.0.

5 Responses to “Emprendedores, marca personal y networking”

By Miguel Pujante - 11 Marzo 2015 Responder

Me temo que desde que apareció Facebook las relaciones empresariales se han contaminado de personajes con grandes aspiraciones y bajas capacitaciones.

Lo mismo viene pasando en los encuentros presenciales organizados por infinidad de entidades y que francamente es más un mercadillo que un lugar para establecer colaboraciones.

Estoy totalmente de acuerdo con lo de tomar café con los contactos, de hecho es imprescindible si quieres construir una relación sólida. Y totalmente de acuerdo con que debemos mantener nuestros espacios higiénicos y listos para revisión.

Solo queda decirme que me ha gustado tu “estilo” y el lenguaje usado. Muchas gracias por ponerlo fácil

By Diana Campos Candanedo - 11 Marzo 2015 Responder

Yo creo que el problema de todo esto, además de la picarezca que todos conocemos, viene del error de primar cantidad en detrimento de calidad y en pensar en interacciones y no en relaciones. Estás invitado a pasarte por aquí cuando quieras.

By Miguel Pujante - 11 Marzo 2015 Responder

umm pues lo haré (no es una amenaza 😛 )

By Jéssica Atencio de Jaén - 13 Marzo 2015 Responder

Diana me gustó eso de “crear un ecosistema” entre el perfil personal con el profesional, para derivar en creación de relaciones.

No es fácil el tema, cuando hoy en día hasta para el cumpleaños un amigo te manda un “chat” en lugar de hablarte por teléfono…, supongo que el tema empieza por uno mismo.

By Diana Campos Candanedo - 16 Marzo 2015 Responder

Hola Jessica. Qué alegría tenerte por aquí otra vez. Cuando hablo de ecosistema social, me refiero a que se pueden cultivar relaciones desde nuestros perfiles personales y capitalizarlas profesionalmente. Ciertamente cada vez se personaliza menos la comunicación y nos vamos por el camino “fácil” de poner un chat para felicitar. Pero ciertamente, casi prefiero eso que nada. Lo importante es mantener vivo el contacto y que la persona sepa que “sigues allí” y que eventualmente puede contar contigo para su proyecto. Esto no requiere estar todo el día en Internet, pero sí administrar bien el tiempo y dedica al menos, una hora o media hora al día para “refrescar” nuestras conexiones, o tomarnos un café con un antiguo cliente, proveedor o ex-compañero de trabajo. Te deseo todos los éxitos en la construcción de tu marca profesional, porque tienes mucha materia prima y don de gentes para triunfar.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies