Blog

Errores no, ¡horrores en Linkedin!

 “Saber estar” es actuar de forma correcta y de acuerdo al lugar y las personas con las que nos encontramos en un momento determinado.  Tiene que ver con el tipo de lenguaje que utilizamos, la forma de vestir, los comentarios que hacemos y hasta nuestro tono de voz.  ¿Irías en vaqueros a una fiesta en la que la invitación pone claramente “traje de cóctel”? ¿Le intentarías alquilar tu apartamento a uno que acabas de conocer?  Por supuesto que no, porque eres una persona educada.  Así como en el mundo real uno debe “saber estar”, en el mundo virtual también existen normas básicas de comportamiento y de convivencia.

Utilizo Linkedin frecuentemente y más de una vez me he quedado boquiabierta con las cosas que me encuentro, pero cuando vi por casualidad un perfil con una foto en bañador, pensé que podría ser el momento de escribir sobre ciertos comportamientos que, a mi juicio, están completamente fuera de lugar en Linkedin.

Y no hablo de errores  comunes  como no personalizar tu URL, o tener un perfil incompleto o no participar en los grupos, etc. De este tema hay excelentes artículos como el que cito de Pedro de Vicente.  Me refiero a prácticas que dan una mala imagen de la persona y pueden destruir su reputación profesional y otras—esas son las peores—que además de dar una imagen negativa, molestan a los demás y hacen que nos arrepintamos de haber aceptado a determinadas personas en nuestra red de contactos.

Y es que al fin y al cabo, la chica del bañador no hace daño a nadie mostrando sus atributos físicos, pero hay otros comportamientos que rayan la mala educación e irritan a quienes intentamos utilizar Linkedin de forma profesional.

Horrores,  LinkedinDan mala imagen y además ¡molestan!

Una de las cosas que más apreciamos y menos tenemos es tiempo.  Por eso molesta tanto que otra gente nos haga perderlo, ensucie nuestra columna de inicio o nos bombardee con spam de forma tan descarada.  Los siguientes comportamientos son, a mi juicio, una falta de educación:

  • Inundar sistemáticamente con mensajes de Inmail sobre cursos, charlas, seminarios y ponencias, tanto gratuitas como de pago    Me parece muy mala estrategia utilizar Linkedin para obtener datos personales y ser tan poco delicado de hacer tus campañas de e-mail marketing dentro de la propia red social, pero lo peor ¡sin segmentar!
  • Hacer menciones constantes sin venir a cuento.  Linkedin introdujo la posibilidad de hacer un “guiño” a nuestros contactos como se hace en Facebook y Twitter con el objetivo de aumentar las interacciones.  Pero todo tiene una medida.  Lo que no se puede hacer es estar todo el día mencionando a alguien en temas que no siempre interesan y principalmente si no tienes cierto grado de confianza e interacción con la persona.
  • Spamear a toda la red de contactos con el anuncio de venta o alquiler de tu casa, apartamento o terreno
  • Linkedin no es un tablón de anuncios, es una red profesional. Si quieres poner a la venta una casa, vete a Pisos.com o Idealista y ¡paga el anuncio!
  • Spamear con promociones de viajes y escapadas. Lo mismo que el punto anterior. ¿Dónde te crees que estás?
  • Enviar enlaces a sitios de dudosa procedencia… en los que te piden datos personales y en los que hay grandes posibilidades de que un virus troyano te borre el disco duro.
  • Coquetear o intentar ligar sin que medie interés profesional alguno .  Esto no es  Meetic, Zoosk  ni Badoo. Linked-In es una red profesional y lo que nos interesa es hacer contactos útiles para progresar en nuestra carrera.  ¿De verdad crees que puedes encontrar pareja aquí?
  • Pedir recomendaciones en bloque.  Muchas de esas peticiones llegan sin que uno conozca a la persona y lo peor ¡sin personalizar el mensaje! Realmente crees que alguien en su sano juicio haría una recomendación sin conocerte? ¿Lo harías tú?  ¿Qué podría yo decir de alguien con quien nunca he trabajado y no he visto en la vida?  El sólo hecho de que me pidas una recomendación sin conocerme me hace pensar que no vale la pena recomendarte.  Mis disculpas si esto ha sonado demasiado duro.
  • Intentar vender bienestar, yoga, pilates, piedras esotéricas y hasta ¡el secreto de la felicidad!  Y encima, utilizando términos como  “oferta, compra ya, última oportunidad”. Nuevamente, esto no es Facebook ni Twitter.  Aquí los intereses son de otro tipo. Busca información o contenido afín con tu negocio, pero con un enfoque más profesional, relacionado con el estrés laboral o la necesidad de ejercitarse todos los días para tener un mejor rendimiento en el trabajo.  Se trata de un poco de sentido común y de poner a trabajar las neuronas.
  • Frases motivacionales, fotos animales y mensajes religiosos.  No me importa recibir de vez en cuando un poster inspiracional o de “coaching”, pero no todos los días y a toda hora. Tampoco tengo nada contra la religión, porque yo también tengo mis creencias, pero no me parece que Linkedin sea el lugar para “convertir” a nadie y que  encuentre “la luz divina”.  También me gustan los animales, pero no por eso voy a estar pegando las fotos de mis mascotas en mi time line.
  • Respuestas y mensajes enardecidos.   Algunas personas amanecen con el “opiniómetro” encendido a unos niveles insospechados, sobre todo cuando de política se trata. Los debates se encienden y algunos se salen de tono, con insultos y lenguaje ofensivo.  Os digo que en este caso, la ofensa no es sólo para el destinatario directo, sino para el resto de personas que estamos participando. Es la mejor forma de estropear un debate.
  • Tardar meses en contestar o no contestar nunca. No hay que irse al otro extremo.  No todo lo que nos envían es spam, aunque con los comportamientos anteriores es cada vez más difícil encontrar lo que realmente nos interesa.  Si te mandan un mail o te mencionan ocasionalmente en temas relacionados con tu profesión, se ve muy mal no contestar, porque da la idea de que no estás, ni se te espera.  En el mundo real cuando nos hablan ¿contestamos no?

No molestan, pero sí dañan tu marca personal

Son conductas y fallos que no afectan demasiado a otros miembros de la red, pero reflejan una imagen descuidada y negativa ante otros profesionales y potenciales empleadores.  No sólo hay que ser un gran profesional, también hay que parecerlo.

  • Fotos de perfil inadecuadas.  No tendría que decir que la foto que tenemos en Linkedin nos define profesionalmente. No significa que tengamos que ir todos uniformados con chaqueta y corbata.  Pero una cosa es querer dar una imagen moderna, fresca y desenfadada y otra muy distinta es poner fotos con escotes excesivos, en pantalones cortos, minifaldas, fotos de las vacaciones, en gafas de sol y luciendo el moreno,  en el coche con el cinturón de seguridad y el volante en segundo plano o fotos recortadas de cuando te fuiste de copas con sus efectos posteriores o bien tus fotos con “ese alguien especial”.   También están los que usan la foto del día de su graduación (y no es que precisamente se acaben de graduar) y otros que tienen la foto que se hicieron con el candidato de un partido político. No falta el que pone la foto de Brad Pit u otra celebridad, un peluche o el logotipo de su empresa. En estos últimos casos, no dudo en pensar que se trata de un troll (perfil falso), que también los hay en Linkedin y por supuesto que ni me planteo aceptarlo entre mis contactos.  Alguien dirá que para tener estas fotos es mejor no tener ninguna.  Pues no, porque no tener foto también lleva a pensar que “eres un sin rostro” y “sin rastro”.
  • Faltas de ortografía y gramática. De más está decir que los errores ortográficos o gramaticales descartan automáticamente a un candidato. Pero aunque no estés en búsqueda de trabajo, lo mínimo que se espera de un profesional es que sepa escribir correctamente y que revise varias veces su currículum para evitar este tipo de errores.  Si no tienes cuidado con su propio perfil profesional, ¿qué puede esperarse de tu trabajo?
  • Perfil personal cuando es una empresa.  Linkedin es primordialmente una red de contactos entre profesionales. Pero también hay lugar para las empresas, que pueden crear sus fichas corporativas, que se asocian a los perfiles de sus trabajadores, socios o fundadores. Los miembros de Linkedin pueden seguir también a empresas, pero la relación no es la misma que con un perfil individual. Una empresa no tiene estudios, ni experiencia laboral. ¿No es acaso algo de sentido común?
  • Excesiva automatización.  A veces por falta de tiempo, programamos y autopublicamos vía RSS o mediante otras plataformas externas.  No digo que no lo podamos hacer de vez en cuando (lo confieso, yo también lo hago). Lo malo es cuando sólo publicamos de esta manera, sin siquiera interactuar con la gente.  Al fin y al cabo, somos personas, no robots.
  • Tener varios perfiles y todos olvidados.  Hay quienes se crearon un perfil hace años, lo olvidaron y se volvieron a crear un nuevo perfil el cual tampoco mantienen muy activo. En esos casos, es mejor eliminar el que esté inactivo porque puede prestarse a confusión. Es posible que haya personas que estén queriendo contactar contigo y enviándote mensajes al perfil antiguo.  ¡Cuántas oportunidades te podrías perder por tener esa duplicidad!
  • Excesivo “autobombo”. No me canso de decirlo “gurulandia está muy poblado estos días”. Autoproclamarse “experto” “especialista” y hasta “gurú” es cuanto menos temerario en esta era de la información, especialmente si el único que lo dice es uno mismo. Publicar sólo material propio, no comentar, compartir o interactuar con los demás, denota unos tintes de soberbia que sientan bastante mal a los demás. Te invito a que leas este artículo con algunos términos que deberías eliminar de tu CV y de tu perfil en Linkedin.
  • Estoy desempleado, ¡contrátame, contratátame!  En este punto hay dos posturas. Unos son partidarios de poner en el perfil la típica frase “en búsqueda activa de empleo”. Otros son más discretos y se limitan a decir “en un nuevo proyecto profesional” o que trabajan en su propio blog (lo cual también es un proyecto, por qué no).  Francamente yo soy más partidaria de lo segundo, y ciertamente me sienta mal recibir mails de gente que no conozco comentándome que están en paro y que si tengo alguna vacante, estarían encantados de ser tomados en cuenta.  Yo sé que la cosa está difícil ¡a mí me lo vais a contar! Pero creo que no debemos mostrar tanta ansiedad y desesperación y en su lugar ser más delicados y  personalizar la comunicación.  No se trata de ponerse a mandar mails como quien tira volantes desde un avión sin saber a dónde van a parar.

5 reflexiones sobre el uso de Linkedin

1.  Uno debería saber estar siempre y en todo lugar, pero especialmente en Linkedin. Si alguien busca tu nombre en Google es probable que tu perfil en Linkedin esté entre los primeros resultados. Linkedin es una red que posiciona muy bien en buscadores, lo que la convierte en un escaparate para tu marca personal, pero también te dejará en evidencia si tu perfil está descuidado.

2.  Linkedin es mucho más que un curriculum virtual. Es también una excelente forma para construir nuestra marca personal y consolidarla, pero también ¡destruirla! si no hacemos bien las cosas.

3.  Linkedin no es un sitio para vender directamente (y descaradamente) productos o servicios.  Es mucho mejor utilizarla como un medio para hacer networking y generar alianzas y tal vez, sólo tal vez, después de todo eso vendas algo.

4. Tener más de 500 contactos y aparecer en las búsquedas no es networking.  El verdadero networking consiste en generar relaciones de confianza, que después deberíamos sacar del mundo virtual al mundo real, lo cual definitivamente no sucede de la noche a la mañana. Te recomiendo que leas este post Networking y redes sociales, ¿Cómo hacer que suceda lo que quieres? 

5.  Diferenciarnos no es lo mismo que llamar la atención, ni proyectarnos es igual a vendernos.  En ambos casos, la diferencia pasa por saber estar.

¿Has sufrido alguno de estos comportamientos o te ha hecho reflexionar sobre las normas de “etiqueta” en las redes sociales? Cuéntame tus experiencias.

Written by

Comunicar, conversar, interactuar y dejar huella. Tengo 15 años trabajando en comunicación en sus diferentes facetas: el periodismo, comunicación corporativa y más recientemente, los medios sociales. Me defino como una idealista empedernida en constante evolución.

37 Responses to “Errores no, ¡horrores en Linkedin!”

By Outsourcing IT- ADICIONA - 21 enero 2014 Responder

Muy buen artículo.
Tal y como comentáis, en Linkedin hay que saber estar. Hay que tomárselo como la antesala de una entrevista de trabajo.

By Diana Campos Candanedo - 21 enero 2014 Responder

En realidad, hay que saber estar en todas partes. Pero en Linkedin, lo que hagamos deja huella, ya que esta red social posiciona muy bien en Google. Gracias por visitar mi blog.

By Rocío María Pita Vera - 21 enero 2014 Responder

Fantástico… ahora viene el momento de hacer auto-evaluación o exámen de conciencia y ver qué hemos hecho mal para intentar remediarlo, o por lo menos, no volver a caer en errores tan… normales, por lo que veo.
Mil gracias por el artículo.

By Nia Cabani - 21 enero 2014 Responder

Gracias Diana por concentrar en un artículo lo que vengo pensando desde que entré en LinkedIn. No solo no saben estar sino que te quedas boquiabierta con esas imágenes espantosas y que nada que ver tienen con el perfil de red social! Excelente artículo, voy a compartirlo, así de esta manera alguno se siente aludido! Por ciero, si puedes borra contactos:
Puedes eliminar a un contacto desde tu página de Contactos.

Pasa el cursor por Red en la parte superior de tu página de inicio y selecciona Contactos.
Pulsa sobre el enlace Borrar contactos en la parte superior derecha de la página de Contactos.
Marca las casillas junto a las personas que deseas eliminar.
Haz clic en Borrar contactos.
Estos contactos no serán notificados de que han sido borrados de tu lista de contactos. Sólo la persona que elimine a un contacto podrá volver a invitarlo. Será agregado a tu lista de contactos en caso que quieras volver a invitarlo en otro momento.
Saludos!

By Diana Campos Candanedo - 21 enero 2014 Responder

Gracias Nia. Gracias por el aporte. La verdad es que no había reparado en la opción de borrar contactos. Genial!!! Voy a quitar la frase.

By Alejandro Alvarez - 21 enero 2014 Responder

Interesante articulo. Simplemente añadiría que sí que existe la opción de “undo accept” a un contacto.
Es verdad que está un poco escondido pero se entiende que por razones obvias.
Al ver tu lista de contactos, aparecen unas opciones… Y una de ellas es “more” y la única opción adicional es borrar de los contactos… Yo ya lo he tenido que utilizar ;-)))))

By Diana Campos Candanedo - 21 enero 2014 Responder

Gracias Alejandro. La verdad es que no había visto esa opción para borrar contactos. Tendré que hacer un poco de limpieza. Encantada de tenerte de visita en mi blog. Un saludo.

By Alexander Chic Leturiaga - 22 enero 2014 Responder

Gracias por escribir este artículo que nos ayudará a practicar el networking de una manera mas exitosa.
Un saludo.

By Fanny García - 22 enero 2014 Responder

Hola Diana:

Gracias por compartir tus conocimientos y experiencias; tengo una diferencia de opinión con la cantidad de contactos, en mi caso tengo más de la base recomendada, pero lo veo de la siguiente forma: Hay muchas personas que quieren compartir un artículos y otras cosas que creen que tienen valor para los demás. Si yo tuviera un mínimo de contactos estaría limitada a no aprender de los que si desarrollan la labor del compartir facilidad y/o conocimiento para mejorar cada día con sus ilustraciones que me puedan servir. Que opinas de ello? Gracias nuevamente.

By Diana Campos Candanedo - 23 enero 2014 Responder

Hola Fanny. No hay nada de malo en tener más de 500 contactos y más si crees que te pueden aportar información útil. Lo que digo es que eso no es networking, es simplemente tener una agenda de contactos. El networking se trata de cómo estos contactos te pueden ayudar a conseguir tus objetivos en el mundo real. Y eso sólo se da generando relaciones de confianza. Yo también tengo más de 500 contactos en Linkedin y no interactúo con todos. La clave es tenerlos bien segmentados por nivel de confianza, sector de interés y/o aquellos que ya conoces personalmente y los que no.

By Sara Chavez Urbina - 24 enero 2014 Responder

Excelente articulo, muchas gracias por las reflexiones que ayudan tanto.
Sara.

By Anonimo - 24 enero 2014 Responder

Me parece de una prepotencia insoportable

By Diana Campos Candanedo - 27 enero 2014 Responder

En ningún momento ha sido mi intención. Mis disculpas sinceras si algo de lo que he dicho en este artículo te ha molestado. Lo que busco es orientar y dar un punto de vista sobre lo que pueden pensar o sentir otros usuarios cuando ven este tipo de comportamientos.

By Carles Mallart - 25 enero 2014 Responder

Querida Diana. Me ha gustado tu articulo y tu soltura en el buen sentido de la palabra, dices cosas que sabia pero no es malo refrescarlas. Creo que en Linkedin hay una cosa que siempre me ha funcionado en la vida y aqui tambien y que es ofrecer cosas, servicios, compartir articulos, expericencias, novedades,… sin esperar nada a cambio, te aseguro que funciona, ser serio, innovador, no cargar a nadie que el tiempo es oro para todos,… funciona siempre. Es importante decir HOLA ESTOY AQUI CON ESTA EMPRESA O SERVICIO y lo demas con tiempo esto si, viene solo. Tambien es muy importante “no mentir” por aqui solemos decir antes pillas a un mentiroso que a un cojo. Uno puede tener algun error, somos humanos y es lo que hay, pero mentir deliberadamente no hay que hacerlo nunca. Bien seguimos en contacto y gracias por tu trabajo Diana. Que nombre mas bonito Diana es el mismo que mi hija de 9 años. Es un nombre encantador.

By Diana Campos Candanedo - 27 enero 2014 Responder

Por supuesto, Carles. De esto se trata la web 2.0: de democratizar el conocimiento, de compartir y aprender de otras personas. Ya sólo eso es obtener un beneficio, si lo sabemos gestionar. Suele pasar que cuando uno percibe que te intentan vender algo– y más aún si es algo que no te interesa– desconectas o te pones a la defensiva. Por eso creo que esa no es la mejor estrategia y menos en Linkedin, donde la gente está a otra cosa. Encantada de comentar contigo, Carles. ¿Cómo llegaste a mi blog? En cualquier caso, bienvenido y espero que no sea la última vez que me visites.

By Danitza Haughton - 26 enero 2014 Responder

Diana, gracias por este excelente artículo. De vez en cuando es necesario volver a lo básico.
Una buena practica sería gestionar la lista de contactos donde puedes crear etiquetas y agruparlos según los intereses que tengas.
Y como en toda red de negocios, de temporada en temporada hay que sentarse a hacer una evaluación de nuestros seguidores, los contenidos que recibimos, evaluar si nos estan llevando hacia nuestras metas o si simplemente necesitamos hacer un reajuste.

By Diana Campos Candanedo - 27 enero 2014 Responder

Hola Danitza. Muy de acuerdo con tu sugerencia. Linkedin permite agrupar y segmentar los contactos por grados de afinidad, intereses profesionales, o si son personas que conocemos en la vida real o sólo en el mundo virtual. Lo malo de esto es que mucha gente no tiene el tiempo de hacer esto, especialmente si tienen más de 500 contactos. Lo ideal sería hacerlo en el mismo momento en que uno acepta un contacto. Danitza, ¿de dónde me visitas? Espero que no sea la última vez que te reciba en “mi casa”. Bienvenida.

By Gabriel - 27 enero 2014 Responder

Diana, buenos días.

Tienes un pequeño problema con un script declarado en el código html de tu blog.

Es un pequeño error que se puede subsanar de inmediato.

Si de alguna manera puedo ayudar, no lo dudes, puedes contar conmigo.

Saludos

By Diana Campos Candanedo - 27 enero 2014 Responder

Gabriel. Muchas gracias por alertarme de este problema. Te escribo por privado para que me eches una mano. Un saludo.

By Anyol - 27 enero 2014 Responder

Buen post. Siempre hay casos asi. Las faltas de ortografía siempre se ven de lejos y quedan fatal, sobre todo cuando escriben con la “K”.

By Diana Campos Candanedo - 27 enero 2014 Responder

Una de las consecuencias negativas de esta era 2.0 es que estamos perdiendo la costumbre de escribir correctamente, inventamos nuevos palabros, hablamos con cada vez más anglicismos, etc. La velocidad muchas veces nos hace escribir sin pensar. Gracias por visitar mi blog. Bienvenido, Anyol.

By Olga - 28 enero 2014 Responder

Genial Diana!

By Diana Campos Candanedo - 28 enero 2014 Responder

Gracias Olga. Tu blog sí que está genial. No sé si ya te lo había dicho. Me acabo de suscribir. Gracias por visitarme, un verdadero honor para alguien que comienza, como yo. Un saludo.

Hoy en día Linkedin es una extensión de nosotros mismos y lo que haya ahí es lo que ven a las empresas. Desde luego, yo no iría en bikini a una entrevista 😉

Un saludo!

By Diana Campos Candanedo - 28 enero 2014 Responder

Hola Laura. ¡Cuánta razón! Linkedin es determinante en nuestra huella digital. He recibido algunos comentarios en el sentido de que pueden poner la foto que quieran si Linkedin no la censura, y que no soy quien para criticar. Efectivamente, puedes poner tu foto en bikini o con el escote más sexy que tengas, pero así mismo los demás tenemos la libertad de sacar nuestras conclusiones. Y eso no nos hace unos retrógradas ni pasados de moda, ¿no crees?

By Sergio Iglesias - 30 enero 2014 Responder

Buenas Tardes
Su articulo es muy atinado con respecto al “saber estar” en Linked.
Linked no solo es una herramienta profesional es el reflejo de nosotros mismo y por ende tenemos que ser muy cuidadoso en no convertirlos como una herramienta social. Es una oportunidad y puede decirse que es nuestra carta de presentación.

By Diana Campos Candanedo - 30 enero 2014 Responder

Hola Sergio. Gracias por visitar mi blog. Efectivamente, Linkedin es una extensión de nuestra reputación profesional y tendríamos que estar lo mejor posible. No podemos comportarnos como si estuviéramos en Facebook o en otras plataformas de perfil más lúdico. ¿De dónde me visitas, Sergio?

By Sandra Ferreira - 30 enero 2014 Responder

Me parece muy interesante tu articulo, informa sobre muchos aspectos que la verdad no son muy bien cuidaos por todos los utilizadores de linkedin.Pienso que el numero de contactos no es malo si es bien aprovechado, pasa lo mismo con el numero de grupos, algunos no del todo sanos, hace poco me borré de unos cuantos que incluso me dejavan motivada con tanta expresión de tristeza y lastima de algunos usuarios. Respecto todo siempre y cuando no me afecte a mi personalmente. Gracias por tu aporte y ayuda .

By Francisco Alonso Cabra - 1 febrero 2014 Responder

Un artículo muy acertado.

By Francisco José - 3 febrero 2014 Responder

Gracias diana por tan imponente post, muchas personas que te lean se deberían de quedar con algo que mencionas en la parte final de tu artículo:
Eso no sucede de la noche a la mañana, hay que echarle horas. Toma un tiempo para leer este post: Networking y redes sociales, ¿Cómo hacer que suceda lo que quieres?

Un cordial saludo…, me agrego a tu lista de correo

By Diana Campos Candanedo - 3 febrero 2014 Responder

Efectivamente, Francisco. Horas, horas y mucha dedicación. Cuanto más tiempo bien invertido le dediquemos a nuestra marca personal, más valor irá ganando. Yo empecé de cero, y poco a poco empiezo a rentabilizar el esfuerzo. Gracias por suscribirte al blog.

By Octavio Alvarez Verdeny - 6 febrero 2014 Responder

Hola,

Existe un famoso refrán que dice: “Contra el vicio de pedir, está la virtud de no dar”. Creo que si alguien, alguien al que has dejado entrar en tu entorno, que no te ha sido asignado, te molesta: eliminarlo.
A mi nadie me ha vendido una casa, no tengo muchos contactos, pero si los debo haber sabido escoger.
En general mencionas cosas que puedes tener razón, pero lo haces pensando en tus intereses, no en los intereses generales. Es posible que a mi, que aun tengo muchas cosas que aprender, me interese que me ofrezcan cursos, a mi y a otros, por eso mantengo a los miembros de este entorno como contacto. Es posible que a mi y a otros miembros de este entorno, nos guste leer en los grupos y aprender de nuestros compañeros y no tengamos nada que comentar por falta de conocimientos o por no ser lo suficientemente explícitos o sabios en saber hacernos entender: “Se aprende escuchando”.
Es mi opinion, tu articulo es algo “catedrático”, para nada pienso como “anónimo” que pierde toda su razón cuando se esconde, pero piensa que somos muchos, muchos intereses diferentes y debemos saber estar, coger lo que nos interese y dejar lo que nos moleste, nunca pensar en eliminarlo del entorno.
Yo no he participado en debates de mis grupos, que negativo soy, pero si he atendido a personas que en su desesperación se han “humillado” a pedir trabajo, si pedir algo tan necesario es humillarse, no he pensado que eran unos pesados. Y les he buscado direcciones, he informado de posibilidades, he preguntado, solo en dos ocasiones he logrado algo positivo.

Saludos.

By Diana Campos Candanedo - 6 febrero 2014 Responder

Octavio. Primero que todo muchas gracias por tan enriquecededor comentario. Efectivamente, las opiniones que vierto en mi artículo son muy personales y reflejan mis intereses y experiencias. Por eso las publico en mi blog profesional y no en un medio de comunicación. Utilizando también un refrán yo diría que “todo en exceso es malo”. No me parece mal recibir de vez en cuando mails con cursos y formación. Lo que me parece mal es recibir cursos de soldadura, albañilería u otros temas que no tienen nada que ver con mi área. Eso denota que la persona no ha segmentado bien y utiliza Linkedin para enviar a diestro y siniestro mails como quien tira panfletos desde un avión. Lo mismo aplica a la gente que te pide empleo y ayuda para encontrarlo. No me parece que se humillen, pero sí que tienen que personalizar el mensaje. Todo se reduce a esto “la personalización”. Porque de otra forma lo que se genera es spam, mensajes e información no deseada, que tienes que invertir un tiempo en borrar. Finalmente sobre la participación en grupos, no siempre hay que que estar hablando sin saber, pero participar también supone hacer preguntas, interesarse por lo que dicen los demás. Decir que estás allí y que te interesa lo que dicen los demás. En este punto, yo no he dicho que el no participar sea un “horror”, aunque sí sería deseable. Nuevamente gracias por tu comentario. ¿De dónde me visitas, Octavio?

By Alejandra Maldonado - 6 febrero 2014 Responder

Excelente articulo! En mi opinión LinKedIn debe ser exclusivamente para nuestro ámbito laboral de una manera muy ética y profesional y no como un perfil de nuestra vida social, sobre todo en nuestro enfoque como profesionales de los Recursos Humanos

By Diana Campos Candanedo - 6 febrero 2014 Responder

Gracias Alejandra. Es bueno escuchar la opinión de alguien que se mueve en el sector de manejo de equipos o RRHH. Alguna gente se ha sentido ofendida con el tono del artículo y aseguran que cada cual tiene sus intereses. Pero yo digo que en las redes verticales o especializadas, el comportamiento debe ser diferente al de las redes horizontales o generalistas como es Facebook o Twitter. ¿De dónde me visitas, Alejandra?

By lucas - 7 febrero 2014 Responder

Hola,
Es un articulo interesante, me quedo con “aplicar el sentido común”, que podemos observar no se hace muy amenudo.

Un saludo

By Sofía Pueyo - 7 febrero 2014 Responder

Gracias por tu artículo tan detallado y certero. Corroboro todo lo que dices en él y coincido con la mayoría de las opiniones de quienes tambien lo han leido.
LinkedIn debe servir para dar a conocer como somos profesionalmente y sobre todo como queremos que nos vean a ese nivel… para lo demás existen otras Redes Sociales.
Saludos!

Leave a Reply to Alejandro Alvarez

Cancelar respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies