Blog

No esperes a estar en paro para pensar en tu marca personal

La marca personal no se trata de un egocentrismo vacío, sino de objetivos profesionales concretos. Quien tenga algo que ofrecer, debe pensar en dejar huella, tanto online como off-line. Pero ¿cuándo y por dónde empezar?

Le acababa de conocer y estábamos conversando amenamente cuando de repente me pregunta: “¿cuál ha sido tu mayor error profesional?”

Pensé, “este chico parece  muy joven para ser un head hunter”, pero la pregunta es típica de una entrevista de trabajo.  Pasado el momento “shock”, le respondí que tanto en la vida como en lo laboral, “el que no se ha equivocado no ha vivido” y yo tengo errores para escoger.  Pero si tuviera que quedarme con uno diría que el mayor de todos fue el de no pensar antes en mi marca personal.

Toda mi vida había trabajado para empresas reconocidas que  tenían una marca consolidada en sus respectivos sectores y me movía entre profesionales y clientes afines. Las presentaciones y propuestas siempre llevaron el sello de la empresa, pues mi conocimiento era propiedad de la agencia donde trabajaba. Mi trabajo se diluía detrás del logo corporativo, pues yo era parte de “un equipo”. No pensaba en que era necesario huir del anonimato; dar valor a mi propio nombre y a lo que sabía hacer.  Siempre había cosas más urgentes; me pasaba la vida apagando fuegos y al final del día sólo quería relajarme y pensar en otra cosa.

¡La mediocridad del asalariado!  Pensar que el statu quo es eterno, conformarse con el sueldo a final de mes viviendo en una falsa zona de confort que nos causa tal miopía tal que no somos capaces de ver el cambio que se está gestando y mucho menos adaptarnos a él. ¡Cuánta razón tiene Eva collado en su post “A veces veo muertos”!

¿Cuándo pensar en nuestro “Yo. S.A”?

 “Lo único seguro en este mundo es que no hay nada seguro”, así que la zona de confort en la que nos hemos instalado está cada vez más en peligro. La competencia es cada vez mayor, los profesionales cada vez más formados y con más experiencia y la precariedad laboral (cada vez menos trabajos estables, contratos basura, etc.) cada vez mayor.  Esto se está moviendo tan rápido que a veces no nos damos cuenta hasta que nos rebajan el salario o directamente nos quedamos en paro.

Entonces toca hacer lo que no hicimos cuando estábamos trabajando, reinventarnos, actualizarnos y trabajar en nuestro “Yo, S.A”.  Nunca es demasiado tarde para forjar nuestra marca personal, pero sí perdemos un tiempo valioso hasta que tomamos la decisión.

Para los que estáis terminando la universidad, quienes queráis reorientar vuestra profesión, conseguir un nuevo empleo, un ascenso o bien lanzaros como autónomos y/o crear vuestra propia empresa, tenéis que empezar a dejar huella de lo que sabéis hacer y de lo que ya habéis hecho.

¿Para qué sirve una buena marca personal?  Para que un cliente potencial o futuro empleador vea tu track record, para saber que tus servicios cuestan porque eres muy bueno (a) en lo que haces,  para que vean los buenos comentarios que otros han hecho de tu trabajo, para conseguir una red de contactos útiles, nuevos clientes y un largo etcétera. Si eres escritor o artista, te interesa que te conozcan en tus diferentes facetas humanas y profesionales y no sólo vender el título de tu libro o tu obra. Como veis, no se trata de un egocentrismo vacío,  sino de objetivos concretos que queremos conseguir.

Un profesional ¿puede ser una marca?

Contrario a lo que algunos piensan, la marca personal no es únicamente para personalidades, políticos, famosos o gente del mundo del marketing, sino algo en lo que deberíamos pensar todos los que ofrecemos algún tipo de servicio, ya sea por cuenta ajena o como freelancers: abogados, médicos, arquitectos, diseñadores, masajistas, entrenadores personales y así podría seguir todo el día.

Algunos no les gusta esto de que “todos somos marcas” (suena muy comercial), pero es así porque todos tenemos algo que ofrecer, sabemos hacer algo y competimos con otros profesionales, tanto si somos freelancers como si trabajamos en una empresa. Así es y así ha sido siempre, sólo que ahora gracias a Internet cualquiera que quiera saber más de nosotros sólo tiene que preguntarle a Google.  Así que buena parte de nuestra marca personal es la huella que dejamos en la red. Ahora no basta sólo con ser buenos en lo que hacemos sino en que los demás lo crean y puedan comprobarlo.

¿Cómo queremos que sea nuestra huella? Esa es la cuestión. ¿Cómo nos posicionamos frente a otros que hacen lo mismo?  Esta frase de José Manuel Casado lo resume muy bien: “o me distingo o me extingo”.  O sino, preguntadle a los dinosaurios.

marca personal, Internet, redes sociales

 Nuestros primeros pasos

Cuando hablo de distinguirnos, no me refiero a “llamar la atención”.  Al igual que las marcas comerciales,  para construir una marca personal lo primero que necesitamos son objetivos (qué queremos obtener). A partir de allí construimos las estrategias (el cómo) y los plazos (el cuándo). Dentro de esta estrategia tenemos que definir con toda precisión:

      • Qué ofrecemos (nuestra cartera de servicios ¿somos realmente un buen producto?)
      • Cuál es nuestra diferenciación (por qué nosotros y no otros)
      • El tipo de público al que nos vamos a dirigir
      • El tono o lenguaje que vamos a utilizar
      • Qué canales vamos a utilizar: redes sociales, directorios de profesionales, networking, boca a boca, referencias, etc.
      • Qué mensajes y valores vamos a transmitir en nuestra marca personal

Es recomendable que hagamos un análisis DAFO de nosotros mismos para conocer nuestras debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades. Así sabremos, por ejemplo si necesitamos especializarnos o trabajar algún tipo de destreza que actualmente no tengamos, o qué factores externos podrían afectar nuestro desarrollo profesional.  En cualquier caso—y con esto vuelvo al principio— la marca personal no es algo que se hace de la noche a la mañana.  Es realmente un trabajo de hormiguita y los resultados se empiezan a ver en el medio-largo plazo.  Por eso, cuanto antes comencemos, antes veremos los resultados.

Pero ¿cómo llevamos todo este planteamiento estratégico a la práctica?  ¿Cómo sacamos provecho de Internet para construir esa marca personal? Aunque se ha escrito mucho sobre este tema, creo que puedo aportar algo desde mi propia experiencia, pero el mensaje con el que quiero que os quedéis es el que da título a este post “no esperemos a estar en paro para pensar en nuestra  marca personal”.  Ahora si quieres saber cómo pasar de la reflexión a la acción, te invito a que leas el siguiente post donde doy 17 consejos prácticos para construir tu marca personal, desde mi propio ensayo y error.

Para terminar, os dejo con una frase de Alfonso Alcántara que resume bien de lo que se trata todo esto:  “Marca es lo que quieres vender, reputación es lo que te compran y profesionalidad es lo que demuestras”.

Written by

Comunicar, conversar, interactuar y dejar huella. Tengo 15 años trabajando en comunicación en sus diferentes facetas: el periodismo, comunicación corporativa y más recientemente, los medios sociales. Me defino como una idealista empedernida en constante evolución.

8 Responses to “No esperes a estar en paro para pensar en tu marca personal”

By Patricia Presmanes - 12 diciembre 2013 Responder

Muy de acuerdo Diana. El problema es que las redes sociales no te ayudan a construir una marca personal. Todos tenemos una marca ya en el mundo offline. Y en ocasiones nos olvidamos de ello.

Las redes nos ayudan a gestionarla. El uso que hagas de ellas depende de uno mismo y de sus objetivos.

By Diana Campos Candanedo - 13 diciembre 2013 Responder

Efectivamente, Patricia. La parte online y el mundo off-line son complementarios y las estrategias deberían contemplar ambos escenarios. No se puede construir una marca personal detrás del ordenador. Hay que salir, conocer gente, hacer contactos, repartir tarjetas, etc. Gracias por visitar mi blog. El tuyo está genial. Un abrazo y sigamos en contacto.

By Jéssica Atencio de Jaén - 13 diciembre 2013 Responder

Gracias Diana por enviarme el link a este artículo. Tengo 15 años viendo otras marcas y nunca pensé en mi como una. Gracias por el abrir de ojos. No dejes de enviarme la segunda parte (los consejos prácticos). Un abrazo.

By Julia - 14 diciembre 2013 Responder

Hola Diana, soy vieja en esto del marketing, empecé cuando recién se empezaba a acuñar la palabra, en Estados Unidos, empecé con las nueva tecnologías y sigo en ello. Por lo cual te puedo decir que este artículo tuyo es realmente bueno. Normalmente los profesionales no se plantean esa cuestión. En cambio los que hemos sido profesionales autónomos toda la vida, es decir, nosotros somos una marca, lo hemos entendido desde el principio y los que no lo han entendido, se han quedado por el camino.
Felicidades otra vez, un abrazo.
Julia Echeverria.

By Diana Campos Candanedo - 14 diciembre 2013 Responder

Julia. Gracias por tu comentario y por compartir en tu Twitter mi artículo. El artículo es una reflexión desde la propia experiencia porque tarde me dí cuenta de la importancia de ir construyendo una marca profesional, porque no me había visto a mi misma como una marca. Espero seguir compartiendo ideas y experiencias contigo. Te empiezo a seguir en Twitter. Un saludo.

[…] leer mi post anterior “No esperemos a estar en paro para construir nuestra marca personal” algunos sintieron un pequeño cosquilleo acompañado de la sensación de tener algo pendiente con su […]

By Petia - 5 abril 2014 Responder

Hola Diana,muy interesante reflexión.Y eso que soy muy escéptica cuando se trata de consejeros profesionales, porque siempre he tratado el desarrollo profesional como algo muy personal. Pero no puedo evitar de darte la razón y de agradecerte este inteligentisimo punto de vista que me ha alegrado el día.

By Diana Campos Candanedo - 7 abril 2014 Responder

Hola Petia. Gracias por tu comentario. Mi intención con este post es simplemente dar mi punto de vista basado en la experiencia propia de ver mi marca personal diluida en la marca de la agencia en la que trabajaba, algo que nos ha pasado a muchos antes de darnos cuenta de que la marca personal hay que construirla porque la vamos a necesitar más temprano que tarde. Espero verte de nuevo por aquí, Petia. Un abrazo.

Leave a Reply to Julia

Cancelar respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies